Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain
Soy María Auxiliadora Gómez. venezolana, de profesión Dra en educación, estoy jubilada. Soy católica, creo en Dios Padre todopoderoso y en la Virgen María.Tengo tres hijas que para mi son mis más hermosas poesías: María Vanessa, María Patricia y María del Carmen. Amo la cultura el folklore, los refranes, el teatro, las danzas, la música, la pintura, la poesía, es decir el arte en todas sus facetas. Así mismo me gusta escribir cuentos, temas alusivos a la cultura, guíones de teatros, monólogos poesías; al decir poesías hago una pausa porque para mí la poesía es parte de mi vida, pues desde muy pequeña mi papá que hace tiempo está en el cielo me condujo a es mundo mágico y me enseñó a conocer, a convivir, a declamar y sobre todo a amar la poesía. Para muestra, soy autora de un libro de poemas titulado SUBLIME LENGUAJE DEL ALMA. En ese mismo sentido, en mi pueblo San Fernando de Apure escribía en una columna del Semanario NOTILLANOS que llevaba por nombre HORIZONTE CULTURAL. En honor a esa columna fue que hice este Blog en el año 2013 con el mismo nombre.

martes, 1 de enero de 2019

Año 2019

2019 una ventana abierta que permite ver la vida cada instante, cada día, desde lo más recóndito del alma, con la finalidad de apreciar y disfutar las grandezas y maravillas de Dios, plasmadas en un sol de esperanza que anuncia siempre el amanecer e invita a luchar por las metas, los sueños y un nuevo renacer.  En una luna repleta de sentimientos, donde se conjugan la paz, el amor, la tristeza y la alegría de acuerdo al desempeño de las personas en el vaivén de los momentos, de las horas y los días. En una estrella inmensa que brilla allá en lo alto e ilumina los atajos y caminos que conducen al encuentro del hombre con su espíritu y su esencia, para lograr con ahínco y entereza: el triunfo...la gloria...las proezas...

                                                            María Auxiliadora Gómez.





Twitter: @mariaauxig

miércoles, 19 de diciembre de 2018

La niña a quien dijo el ángel.



La Niña a quien dijo el Ángel
que estaba de gracia llena,
cuando de ser de Dios madre
le trujo tan altas nuevas,
ya le mira en un pesebre,
llorando lágrimas tiernas,
que obligándose a ser hombre,
también se obliga a sus penas.
¿Qué tenéis, dulce Jesús?,
le dice la Niña bella;
¿tan presto sentís mis ojos
el dolor de mi pobreza?
Yo no tengo otros palacios
en que recibiros pueda,
sino mis brazos y pechos,
que os regalan y sustentan.
No puedo más, amor mío,
porque si yo más pudiera,
vos sabéis que vuestros cielos
envidiaran mi riqueza.
El niño recién nacido
no mueve la pura lengua,
aunque es la sabiduría
de su eterno Padre inmensa.
Mas revelándole al alma
de la Virgen la respuesta,
cubrió de sueño en sus brazos
blandamente sus estrellas.
Ella entonces desatando
la voz regalada y tierna,
así tuvo a su armonía
la de los cielos suspensa.
Pues andáis en las palmas,
Ángeles santos,
que se duerme mi niño,
tened los ramos.
Palmas de Belén
que mueven airados
los furiosos vientos
que suenan tanto.
No le hagáis ruido,
corred más paso,
que se duerme mi niño,
tened los ramos.
El niño divino,
que está cansado
de llorar en la tierra
por su descanso,
sosegar quiere un poco
del tierno llanto,
que se duerme mi niño,
tened los ramos.
Rigurosos yelos
le están cercando,
ya veis que no tengo
con qué guardarlo.
Ángeles divinos
que vais volando,
que se duerme mi niño,
tened los ramos.

Autor Lope de La Vega.

Twitter: @mariaauxig

jueves, 6 de diciembre de 2018

Farewell.

                       1
 
DESDE el fondo de ti, y arrodillado,
un niño triste, como yo, nos mira.
 
Por esa vida que arderá en sus venas
tendrían que amarrarse nuestras vidas.
 
Por esas manos, hijas de tus manos,
tendrían que matar las manos mías.
 
Por sus ojos abiertos en la tierra
veré en los tuyos lágrimas un día.
 
                       2
 
YO NO lo quiero, Amada.
 
Para que nada nos amarre
que no nos una nada.
 
Ni la palabra que aromó tu boca,
ni lo que no dijeron las palabras.
 
Ni la fiesta de amor que no tuvimos,
ni tus sollozos junto a la ventana.
 
                       3
 
(AMO el amor de los marineros
que besan y se van.
 
Dejan una promesa.
No vuelven nunca más.
 
En cada puerto una mujer espera:
los marineros besan y se van.
 
Una noche se acuestan con la muerte
en el lecho del mar.
 
                       4
 
AMO el amor que se reparte
en besos, lecho y pan.
 
Amor que puede ser eterno
y puede ser fugaz.
 
Amor que quiere libertarse
para volver a amar.
 
Amor divinizado que se acerca
Amor divinizado que se va.)
 
                       5
 
YA NO se encantarán mis ojos en tus ojos,
ya no se endulzará junto a ti mi dolor.
 
Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada
y hacia donde camines llevarás mi dolor.
 
Fui tuyo, fuiste mía. Qué más? Juntos hicimos
un recodo en la ruta donde el amor pasó.
 
Fui tuyo, fuiste mía. Tu serás del que te ame,
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.
 
Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.
Vengo desde tus brazos. No sé hacia dónde voy.
 
...Desde tu corazón me dice adiós un niño.
Y yo le digo adiós.

Autor: Pablo Neruda.


Twitter: @mariaauxig 

jueves, 29 de noviembre de 2018

Versos de amor.


Un 29 de Noviembre
Mi corazón se inspiró
y mi alma así escribió
un verso lleno de amor
que ilumina cada día
con su infinita pasión
rimando con alegría
mi esperanza y mi ilusión
convirtiendo aquel verso
en poesía de amor...


Porque eso eres para mi
Vane de mi corazón
la poesía que riega
mis sentidos de pasión
dandole a cada latido
que salta en el corazón
un ritmo de sinfonía
que se oye con fervor
cual la quinta de Beethoven
músico y compositor.

Porque eres para mi
una bonita canción,
hermosa como la luna
y radiante como el sol.
Una linda poesía
nacida desde mi amor
un 29 de noviembre
un día como hoy.

Por eso con cariño
te vengo a desear
un Cumpleaños Feliz
de dicha y prosperidad
y que todos tus sueños
se hagan realidad
con la bendición de Dios
nuestro padre celestial.

María Auxiliadora Gómez.









martes, 20 de noviembre de 2018

Canción otoñal.



Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas,
pero mi senda se pierde
en el alma de la niebla.
La luz me troncha las alas
y el dolor de mi tristeza
va mojando los recuerdos
en la fuente de la idea. 

Todas las rosas son blancas,
tan blancas como mi pena,
y no son las rosas blancas,
que ha nevado sobre ellas.
Antes tuvieron el iris.
También sobre el alma nieva.
La nieve del alma tiene
copos de besos y escenas
que se hundieron en la sombra
o en la luz del que las piensa. 

La nieve cae de las rosas,
pero la del alma queda,
y la garra de los años
hace un sudario con ellas. 

¿Se deshelará la nieve
cuando la muerte nos lleva?
¿O después habrá otra nieve
y otras rosas más perfectas?
¿Será la paz con nosotros
como Cristo nos enseña?
¿O nunca será posible
la solución del problema? 

¿Y si el amor nos engaña?
¿Quién la vida nos alienta
si el crepúsculo nos hunde
en la verdadera ciencia
del Bien que quizá no exista,
y del Mal que late cerca? 

¿Si la esperanza se apaga
y la Babel se comienza,
qué antorcha iluminará
los caminos en la Tierra? 

¿Si el azul es un ensueño,
qué será de la inocencia?
¿Qué será del corazón
si el Amor no tiene flechas? 

¿Y si la muerte es la muerte,
qué será de los poetas
y de las cosas dormidas
que ya nadie las recuerda?
¡Oh sol de las esperanzas!
¡Agua clara! ¡Luna nueva!
¡Corazones de los niños!
¡Almas rudas de las piedras!
Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas
y todas las rosas son
tan blancas como mi pena. 

Autor: Federico García Lorca.

Twitter:  @mariaauxig

domingo, 18 de noviembre de 2018

Saludo matrimonial.



Esta tarde madrileña
tan hermosa y señorial,
estamos aquí reunidos...
es un momento especial
porque un cuento de hadas 
se convierte en realidad.
El principe y la princesa
hoy se acaban de casar...
Se escucha la algarabía
todos quieren celebrar:
Las brillantes estrellitas 
los quieren felicitar
y desde el cielo se escuchan
con aplausos titilar.
El sol que luce radiante
también los viene a abrazar
y la luna refulgente
con su luz quiere alumbrar
el camino que hoy inician
bajo el símbolo nupcial.
...Y todos los pájaritos
entonan en su trinar
El "Ave María gratia plena"
en version original...

Una música de ensueños
al fondo se oye sonar,
es la música que inspira
a mi alma sin cesar
a recitar estos versos
con sentimiento especial;
Son para Pablo y Patricia
que con un mismo ideal
han entrelazado sus vidas
con la unión matrimonial.
Queridos hijos... ¡Enhorabuena!
les queremos augurar.
Que el amor siempre perdure
en sus almas y en su hogar,
porque el amor es sustento
y el pilar fundamental
para que la felicidad
nunca deje de brillar.
Y con nuestras oraciones
les queremos ayudar
¡Oh virgen de la Almudena!
te venimos a implorar
que los cubras con tu manto
y los ayudes a lograr
la esencia del matrimonio
y puedan cristalizar
cada un de sus sueños
y poderlos reflejar
en el amor a los hijos
que Dios les va a regalar.

Patri... Pablo...
Con el corazón contento
les quisiera confesar
que les traigo un saludo
efusivo y peculiar
perfumado de mastranto
de mi Apure magistral,
y un deseo bordado
con hilitos de cristal
de que sean muy felices
como el canto de un turpial.
... El beso de una orquídea 
también les vengo a entregar,
en el viene incrustada
de manera singular
la esencia de Venezuela
en abrazo fraternal,
para dar la bienvenida
a esta unión matrimonial.
Con el corazón abierto
cual terruño maternal
quiero dejar un mensaje
ya para finalizar
del Nazareno de Achaguas
nuestro guía espiritual,
que entre oracion y cantar
les envia con devoción
su bendición celestial.

María Auxiliadora Gómez.


Twitter:  @mariaauxig

Estos versos los escribí hace un año; Celebración de la boda de Patricia y Pablo.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Giraluna canta en la ausencia.

Con cuatro días sin carta,
de la ventana a la alcoba,
de la alcoba a la ventana
y entre si duerme o no duerme,
Giraluna canta y canta:

Allá va... me dejó sola,
allá va... sola quedé.
Déjame cerrar los ojos,
que ya no hay nada que ver.

Tengo los ojos cerrados,
me pongo a mirar caminos,
me los prendo al corazón,
empiezo a hacer un ovillo;

voy tirando de los hilos,
los voy enrollando en mí,
los voy enrollando en mí,
los caminos en las manos
se me vienen a morir,

y tanto tiro de ellos,
que se robaron mi afán,
que se vienen devolviendo
y me lo hacen regresar.
Yo tengo en el corazón
una madeja de atajos,
para salirle adelante
al que me tiene esperando.

Vuelve, novio, vuelve, amante,
que se me olvidó en la prisa
darte el sueño de mis ojos
para las malas dormidas.


Vuelve, que se me olvidó
que te iba a colgar del cuello
este escapulario rojo
que me rompe el lado izquierdo;

vuelve, que tengo los ojos
cerraditos, de buscar
adonde se fue aquel beso
que me acabas de dejar;

me lo pusiste en la boca,
por verte, se me olvidó,
y anda perdido de angustia
entre boca y corazón.

Vuelve a que me lo sujetes,
regresa a que me lo des;
seré menos en el beso
que en irte dejando en él.

Quédateme un poco más,
márchateme un poco menos,
véteme yendo de modo
que me parezcas viniendo
y no me grites; adiós!
ni digas "hasta la vuelta";
vete marchando de espaldas
para creer que regresas.

Andrés Eloy Blanco