Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain
Soy María Auxiliadora Gómez. venezolana, de profesión Dra en educación, estoy jubilada. Soy católica, creo en Dios Padre todopoderoso y en la Virgen María.Tengo tres hijas que para mi son mis más hermosas poesías: María Vanessa, María Patricia y María del Carmen. Amo la cultura el folklore, los refranes, el teatro, las danzas, la música, la pintura, la poesía, es decir el arte en todas sus facetas. Así mismo me gusta escribir cuentos, temas alusivos a la cultura, guíones de teatros, monólogos poesías; al decir poesías hago una pausa porque para mí la poesía es parte de mi vida, pues desde muy pequeña mi papá que hace tiempo está en el cielo me condujo a es mundo mágico y me enseñó a conocer, a convivir, a declamar y sobre todo a amar la poesía. Para muestra, soy autora de un libro de poemas titulado SUBLIME LENGUAJE DEL ALMA. En ese mismo sentido, en mi pueblo San Fernando de Apure escribía en una columna del Semanario NOTILLANOS que llevaba por nombre HORIZONTE CULTURAL. En honor a esa columna fue que hice este Blog en el año 2013 con el mismo nombre.

lunes, 6 de agosto de 2018

Al poeta Andrés Eloy Blanco.


Al poeta Andrés Eloy Blanco
hoy vengo a dedicar
este humilde poema
dando vida a un ideal
y así evocar la grandeza
de su poesía inmortal.

Tu cuna fue Venezuela
patria grande y sin igual
y entre cantos y elegías
la llevaste a otro luegar
como lo hiciera Bolivar
en versos de libertad.

El celaje de tu lapíz
su huella supo plasmar
"Palabreo de la recluta"
ya se escucha recitar
y "La loca Luz Caraballo"
con sabor de identidad.

En tus sueños de poeta
se hace la fe germinar
cuando al compás  de un milagro
el verso volvió a rezar
Y así el santo limonero
la peste pudo sanar.

Todos tus versos encajan,
su medida va a la par,
por eso te admiro tanto
y en ellos quisiera anclar
para pregonar su encanto
entre las rimas del mar.

En páginas de mi tierra
escribiste con verdad,
la que te inspiró el poeta
que rimó la inmensidad;
El Dios Padre de profetas,
autor de amor y amistad.

En todas tus poesías
siempre se puede apreciar
mensajes tan oportunos
y así la magia alcanzar
para atarlos a los lazos
de Ámerica al declamar.

Allá en la ciudad de México
el verso se tornó gris,
en aquel trágico momento
que tu alma vio partir
hacia el cielo, país mágico
a escribir prosas sin fin.

Andrés Eloy, tú no has muerto...
Tus poemas estan aquí,
en el alma de los niños
que se inspiran al decir:

"Pintor nacido en mi tierra,
con el pincel extranjero;
pintor que sigues el rumbo
de tantos pintores viejos,
aunque la Virgen sea blanca,
pintame angelitos negros."


Autor: María Auxiliadora Gómez.


Twitter: @mariaauxig


jueves, 26 de julio de 2018

Fantasía de una noche de abril.

¿Sevilla?... ¿Granada?... La noche de luna. 
Angosta la calle, revuelta y moruna, 
de blancas paredes y obscuras ventanas. 
Cerrados postigos, corridas persianas... 
El cielo vestía su gasa de abril. 

Un vino risueño me dijo el camino. 
Yo escucho los áureos consejos del vino, 
que el vino es a veces escala de ensueño. 
Abril y la noche y el vino risueño 
cantaron en coro su salmo de amor. 

La calle copiaba, con sombra en el muro, 
el paso fantasma y el sueño maduro 
de apuesto embozado, galán caballero: 
espada tendida, calado sombrero... 
La luna vertía su blanco soñar. 

Como un laberinto mi sueño torcía 
de calle en calleja. Mi sombra seguía 
de aquel laberinto la sierpe encantada, 
en pos de una oculta plazuela cerrada. 
La luna lloraba su dulce blancor. 

La casa y la clara ventana florida, 
de blancos jazmines y nardos prendida, 
más blancos que el blanco soñar de la luna... 
?Señora, la hora, tal vez importuna... 
¿Que espere? (La dueña se lleva el candil). 

Ya sé que sería quimera, señora, mi sombra 
galante buscando a la aurora 
en noches de estrellas y luna, si fuera 
mentira la blanca nocturna quimera 
que usurpa a la luna su trono de luz. 

¡Oh dulce señora, más cándida y bella 
que la solitaria matutina estrella 
tan clara en el cielo! ¿Por qué silenciosa 
oís mi nocturna querella amorosa? 
¿Quién hizo, señora, cristal vuestra voz?... 

La blanca quimera parece que sueña. 
Acecha en la obscura estancia la dueña. 
?Señora, si acaso otra sombra, emboscada 
teméis, en la sombra, fiad en mi espada... 
Mi espada se ha visto a la luna brillar. 

¿Acaso os parece mi gesto anacrónico? 
El vuestro es, señora, sobrado lacónico. 
¿Acaso os asombra mi sombra embozada, 
de espada tendida y toca plumada?... 
¿Seréis la cautiva del moro Gazul? 

Dijéraislo, y pronto mi amor os diría 
el son de mi guzla y la algarabía 
más dulce que oyera ventana moruna. 
Mi guzla os dijera la noche de luna, 
la noche de cándida luna de abril. 

Dijera la clara cantiga de plata 
del patio moruno, y la serenata 
que lleva el aroma de floridas preces 
a los miradores y a los ajimeces, 
los salmos de un blanco fantasma lunar. 

Dijera las danzas de trenzas lascivas, 
las muelles cadencias de ensueños, las vivas 
centellas de lánguidos rostros velados, 
los tibios perfumes, los huertos cerrados; 
dijera el aroma letal del harén. 

Yo guardo, señora, en viejo salterio 
también una copla de blanco misterio, 
la copla más suave, más dulce y más sabia 
que evoca las claras estrellas de Arabia 
y aromas de un moro jardín andaluz. 

Silencio... En la noche la paz de la luna 
alumbra la blanca ventana moruna. 
Silencio... Es el musgo que brota, y la hiedra 
que lenta desgarra la tapia de piedra... 
El llanto que vierte la luna de abril. 

?Si sois una sombra de la primavera 
blanca entre jazmines, o antigua quimera 
soñada en las trovas de dulces cantores, 
yo soy una sombra de viejos cantares, 
y el signo de un álgebra vieja de amores. 

Los gayos, lascivos decires mejores, 
los árabes albos nocturnos soñares, 
las coplas mundanas, los salmos talares, 
poned en mis labios; 
yo soy una sombra también del amor. 

Ya muerta la luna, mi sueño volvía 
por la retorcida, moruna calleja. 
El sol en Oriente reía 
su risa más vieja.



Autor: Antonio Machado.




Twitter: @mariaauxig

miércoles, 18 de julio de 2018

Poema del renunciamiento.

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte... y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente,
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,
soñaré con tus labios desesperadamente,
soñaré con tus besos... y jamás lo sabrás.

Quizás pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca... y jamás lo sabrás.

Yo te amaré en silencio... como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos... y jamás lo sabrás.

Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
—el tormento infinito que te debo ocultar—,
te diré sonriente: «No es nada... ha sido el viento».
Me enjugaré una lágrima... ¡y jamás lo sabrás!

Autor:   José Ángel Buesa.



Twitter:    @mariaauxig

miércoles, 4 de julio de 2018

Donde habite el olvido.

Donde habite el olvido, 
En los vastos jardines sin aurora; 
Donde yo sólo sea 
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas 
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios. 

Donde mi nombre deje 
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos, 
Donde el deseo no exista. 

En esa gran región donde el amor, ángel terrible, 
No esconda como acero 
En mi pecho su ala, 
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento. 

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya, 
Sometiendo a otra vida su vida, 
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente. 

Donde penas y dichas no sean más que nombres, 
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo; 
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo, 
Disuelto en niebla, ausencia, 
Ausencia leve como carne de niño. 

Allá, allá lejos; 
Donde habite el olvido.


Autor: Luis Cernuda.


Twitter: @mariaauxig

domingo, 1 de julio de 2018

A Margarita Debayle.

Margarita está linda la mar, 
y el viento, 
lleva esencia sutil de azahar; 
yo siento 
en el alma una alondra cantar; 
tu acento: 
Margarita, te voy a contar 
un cuento: 

Esto era un rey que tenía 
un palacio de diamantes, 
una tienda hecha de día 
y un rebaño de elefantes, 
un kiosko de malaquita, 
un gran manto de tisú, 
y una gentil princesita, 
tan bonita, Margarita, 
tan bonita, como tú. 

Una tarde, la princesa 
vio una estrella aparecer; 
la princesa era traviesa 
y la quiso ir a coger. 

La quería para hacerla 
decorar un prendedor, 
con un verso y una perla 
y una pluma y una flor. 

Las princesas primorosas 
se parecen mucho a ti: 
cortan lirios, cortan rosas, 
cortan astros. Son así. 

Pues se fue la niña bella, 
bajo el cielo y sobre el mar, 
a cortar la blanca estrella 
que la hacía suspirar. 

Y siguió camino arriba, 
por la luna y más allá; 
más lo malo es que ella iba 
sin permiso de papá. 

Cuando estuvo ya de vuelta 
de los parques del Señor, 
se miraba toda envuelta 
en un dulce resplandor. 

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho? 
te he buscado y no te hallé; 
y ¿qué tienes en el pecho 
que encendido se te ve?». 

La princesa no mentía. 
Y así, dijo la verdad: 
«Fui a cortar la estrella mía 
a la azul inmensidad». 

Y el rey clama: «¿No te he dicho 
que el azul no hay que cortar?. 
¡Qué locura!, ¡Qué capricho!... 
El Señor se va a enojar». 

Y ella dice: «No hubo intento; 
yo me fui no sé por qué. 
Por las olas por el viento 
fui a la estrella y la corté». 

Y el papá dice enojado: 
«Un castigo has de tener: 
vuelve al cielo y lo robado 
vas ahora a devolver». 

La princesa se entristece 
por su dulce flor de luz, 
cuando entonces aparece 
sonriendo el Buen Jesús. 

Y así dice: «En mis campiñas 
esa rosa le ofrecí; 
son mis flores de las niñas 
que al soñar piensan en mí». 

Viste el rey pompas brillantes, 
y luego hace desfilar 
cuatrocientos elefantes 
a la orilla de la mar. 

La princesita está bella, 
pues ya tiene el prendedor 
en que lucen, con la estrella, 
verso, perla, pluma y flor. 


Margarita, está linda la mar, 
y el viento 
lleva esencia sutil de azahar: 
tu aliento. 

Ya que lejos de mí vas a estar, 
guarda, niña, un gentil pensamiento 
al que un día te quiso contar 
un cuento.

Autor: Rubén Darío.


Twitter: @ mariaauxig

domingo, 24 de junio de 2018

Poema del amor ajeno.

Puedes irte y no importa, pues te quedas conmigo
como queda un perfume donde había una flor.
Tú sabes que te quiero, pero no te lo digo;
y yo sé que eres mía, sin ser mío tu amor.

La vida nos acerca y la vez nos separa,
como el día y la noche en el amanecer...
Mi corazón sediento ansía tu agua clara,
pero es un agua ajena que no debo beber...

Por eso puedes irte, porque, aunque no te sigo,
nunca te vas del todo, como una cicatriz;
y mi alma es como un surco cuando se corta el trigo,
pues al perder la espiga retiene la raíz.

Tu amor es como un río, que parece más hondo,
inexplicablemente, cuando el agua se va.
Y yo estoy en la orilla, pero mirando al fondo,
pues tu amor y la muerte tienen un más allá.

Para un deseo así, toda la vida es poca;
toda la vida es poca para un ensueño así...
Pensando en ti, esta noche, yo besaré otra boca;
y tú estarás con otro... ¡pero pensando en mí!

Autor:  José Ángel Buesa.



Twitter: @mariaauxig 

sábado, 9 de junio de 2018

Nuevos Horizontes.


Hace un año iniciaste un camino
provisto de ilusiones y esperanzas
en búsqueda de nuevos horizontes,
cual marino que va trás otro puerto
en un barco repleto de deseos,
y lo guía en su afán el noble viento,
con miras a lograr otros anhelos,
y tambien conquistar nuevos espacios 
ungidos por la lucha y la constancia...
por la fe en Dios y la perseverancia.

Hoy una meta, has podido alcanzar,
convirtiendo otro sueño en realidad,
porque la semilla que sembraste
con tanto amor un día...
Hoy con agrado la miras germinar
creando así un jardin hermoso,
donde en cada flor se puede apreciar
la esencia de la luz, la esencia del saber 
que enaltece la gloria y el triunfo
al mezclar los colores y la magia
de cada uno de los versos
que en noches de insomnios
dibujan en sus almas los poetas.

Pedacito de mi ser...Mi querida pelirroja.
Debes seguir siempre adelante.
Tendiendo puentes en las calles de la vida,
que conduzcan a lograr tus ideales,
bien sea en el estudio, en el trabajo, 
tal vez en el box o en alguna competencia.
Porque la disciplina es tu sabia consejera
y continuamente te lleva a los caminos 
de la cúspide... de la cima... de la meta.

Ya para finalizar te quiero regalar,
una linda frase, que te va a encantar.
Porque es una frase que motiva,
es una frase que te impulsa a ganar,
la cual le pertenece a una enamorada
como tú del crossfit que con dedicación
y ahínco siempre solías practicar.
su nombre es Mercedes Buatas.
y como gran deportista te invita a triunfar:


Cuando mis piernas no puedan más, 
mi mente moviliza mi cuerpo.
 "Levanta la cabeza, toma aire y continúa. 
Lo único imposible es aquello que no intentas"...

María Auxiliadora Gómez. 

San Fernando de Apure 08/06/2018