Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain
Soy María Auxiliadora Gómez. venezolana, de profesión Dra en educación, estoy jubilada. Soy católica, creo en Dios Padre todopoderoso y en la Virgen María.Tengo tres hijas que para mi son mis más hermosas poesías: María Vanessa, María Patricia y María del Carmen. Amo la cultura el folklore, los refranes, el teatro, las danzas, la música, la pintura, la poesía, es decir el arte en todas sus facetas. Así mismo me gusta escribir cuentos, temas alusivos a la cultura, guíones de teatros, monólogos poesías; al decir poesías hago una pausa porque para mí la poesía es parte de mi vida, pues desde muy pequeña mi papá que hace tiempo está en el cielo me condujo a es mundo mágico y me enseñó a conocer, a convivir, a declamar y sobre todo a amar la poesía. Para muestra, soy autora de un libro de poemas titulado SUBLIME LENGUAJE DEL ALMA. En ese mismo sentido, en mi pueblo San Fernando de Apure escribía en una columna del Semanario NOTILLANOS que llevaba por nombre HORIZONTE CULTURAL. En honor a esa columna fue que hice este Blog en el año 2013 con el mismo nombre.

jueves, 13 de junio de 2013

El Tamunangue


Es una bellísima suite de danzas, que se ejecuta frente a la imagen venerada de San Antonio de Padua, con la finalidad de  pagar promesas y favores recibidos por distintos motivos; salud, recuperación de objetos perdidos y encuentro de buenas parejas, el día 13 de Junio, en diferentes lugares del Estado Lara, tales como: el Tocuyo, Curarigua, Sanare, Barquisimeto, San Antonio, Carora, San Miguel, Quibor y también en los Estados Portuguesa, Yaracuy y Falcón. La noche de la víspera, es decir el día 12 de Junio se realiza el velorio del Santo, todos los devotos entonan La Salve, rezan otras oraciones y cantan en una fiesta que suele prolongarse hasta el amanecer, esto lo hacen frente a un altar bien adornado con diversas flores. El siguiente día, al terminar la misa, con repiques de campana y ruidos de cohetes anuncian que es hora de sacar la imagen del Santo de la Iglesia para ofrendarle los sones del Tamunangue;  La Batalla;  es un juego inicial que suele ejecutarse por dos hombres que simulan una lucha de esgrima con garrotes de madera. El Chichivamos; yiyivamos o yeyevamos donde las parejas por turno realizan diferentes giros llenos de gracia y colorido, La Bella; es un baile libre, en el cual, el hombre persigue a la mujer con un galanteo y ella le responde con un coqueteo, La Juruminga, una pareja baila libremente con pasos semejantes a las danzas anteriores, El Poco a Poco, comienza con una pantomima, el hombre actúa como si tuviera un calambre y la mujer lo auxilia. Con el ritmo de La Guabina; el enfermo se reanima y la mujer lo persigue bailando. En una segunda parte, retomando el son inicial, el hombre se pone en cuatro patas como un Caballito, y la mujer trata de dominarlo, pegándole por el lomo con la vara y hay ocasiones en que logra montarlo. Siguen los sones con la Perrendenga; pieza alegre donde los palos se usan sutilmente para dibujar círculos en el aire, sugiriendo galanteos entre el hombre y la mujer, el Galerón; las parejas se pueden alternar como en los bailes anteriores y realizar figuras tales como enlazado, girado, zapateado y  valseado. El seis figureado, seis por ocho o seis corrido, lo ejecutan seis bailarines y agrupados en tres parejas que se entrelazan y forman diferentes figuras tales como: valse, paseo floreo, cadenas, figureao, enredo y desenredo. De acuerdo a Perdomo (1989) no hay un vestuario específico para esta celebración, cuando el baile se realiza para pagar promesa, los hombres suelen usar liquilique, pañuelo al cuello y sobrero de cogollo, y las mujeres llevan faldas largas floreadas, blusas de faralaos escotadas hasta los hombros, flores en el pelo y alpargatas, el baile es acompañado por un conjunto musical, conformado por una batería de cordófono: cuatro, cinco y triple, además del tambor y las maracas. El canto es realizado por los propios músicos, es de carácter responsorial y presenta gritos en falsete.
            Originalmente, El Tamunangue tenía un sentido agrario, ya que se hacía en agradecimiento a las lluvias que propiciaban buena cosecha, en la actualidad, sintetiza el aprendizaje de las normas socializadoras que rigen a la mujer y al hombre.  

Fuente: Columna Horizonte Cultural, Semanario NOTILLANOS- San Fernando de Apure del 24 al 30 de junio 2005.               Maria A. Gómez de Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario